7 julio, 2019

Cardozo participó de las XIV Jornadas Nacionales de Municipios Saludables

La actividad tuvo lugar en Mendoza, con la participación de todas las jurisdicciones que llevan adelante el programa Nacional de Ciudades, Municipios y Comunidades Saludables y de latinoamerica . La Provincia contó su experiencia con el plan y específicamente sobre cómo se actuó mediante el mismo, en el abordaje de la Fiebre Amarilla.

El Ministro de Salud Pública de la Provincia, Ricardo Cardozo, junto a parte de su gabinete, participó de las XIV Jornadas Nacionales de Municipios Saludables y la Cumbre de Alcaldes e Intendentes de las Américas que se llevó cabo en Mendoza.

El encuentro fue encabezado por el Secretario de Gobierno de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, junto a la ministra de Salud de esa provincia, Elisabeth Crescitelli. La actividad también contó con la participación del secretario de Coberturas y Recursos de Salud, Luis Giménez y la directora de Municipios y Comunidades Saludables, Bibiana García, de la Secretaría de Gobierno de Salud. En este ámbito, por Corrientes, estuvo la referente Provincial de Municipios Saludables, María Eugenia Roma.

En la ocasión, Rubinstein felicitó a todas las provincias que participaron de esas “jornadas nacionales y por la importancia que ha venido teniendo el programa de municipios saludables, que ya tiene 15 años y que a lo largo de las distintas administraciones aún con diferencias ha seguido avanzando en la consolidación de políticas públicas que tienen que ver con la participación local, las estrategias intersectoriales y la promoción de comunidades saludables”.

“Expusimos la experiencia nuestra con Municipios Saludables, que es una estrategia la Nación apoyada por el gobernador Gustavo Valdés para la gestión integral de políticas públicas para la mejora de la salud de la población”, dijo el ministro Ricardo Cardozo.

El evento se llevó a cabo durante dos días, miércoles y jueves. En este sentido, María Eugenia Roma, indicó: “El primer día, las provincias contaron sus experiencias y luego los organizadores y Rubinstein disertaron sobre la importancia de haber incorporado Municipios Saludables en el sistema de salud de la Argentina”.

“Se abordaron las diferentes temáticas del Programa para trabajar en equipo, con las diferentes áreas de la salud y a Corrientes le toco hablar de la Fiebre Amarilla, como un abordaje integral”, dijo y explicó que “se contó la experiencia de cómo se trabajó en ese sentido con los municipios de Ituzaingó, Garruchos, Garabí, San Carlos, Virasoro, Santo Tomé y Paso de los Libres”.

En esta línea, Roma destacó: “Fue un trabajo muy importante en esa ocasión porque permitió trabajar sobre la Fiebre Amarilla a tiempo y en esto se destacó el rol de Municipios Saludables por la estrategia y la logística con las que cuenta el programa que permite lograr resultados rápidos y efectivos y esto fue ponderado por las autoridades nacionales”.

En esta oportunidad se acreditaron como Municipios Saludables: Avellaneda, Santa Fe y Rosario, de la provincia de Santa Fe; Córdoba capital, Río Cuarto, Villa María y La Falda, de Córdoba; General Alvear, de Mendoza; Gualeguaychú y Larroque, de la provincia de Entre Ríos; Plaza Huincul, de Neuquén; Posadas, de Misiones; San Martín, de San Juan; y Vicente López, de Buenos Aires.

Además informaron que acreditan como Municipio Responsable: Altos del Chipión y Estancia Vieja, de la provincia de Córdoba; Esperanza y Gálvez, de Santa Fe; San Pedro de Jujuy, La Mendieta y Perico, de la provincia de Jujuy; Punta Indio, de Buenos Aires; y Rawson, de San Juan.

Características del programa

El Programa Nacional de Ciudades, Municipios y Comunidades Saludables es una estrategia de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación, para la gestión integral de políticas públicas para la mejora de la salud de la población de los municipios y comunidades argentinas.

“Son acciones territoriales que van desde el primer paso para acreditar como Municipio Adherente, vinculado a que el intendente y las autoridades locales se comprometan a generar una ordenanza para la creación de una mesa intersectorial y la implementación de proyectos locales alineados con la estrategia nacional de Municipios Saludables”, indicó Rubinstein y agregó: “Después están los Municipios Responsables donde se pueden tener resultados concretos de esos procesos, y, finalmente, los Municipios Saludables donde uno empieza a ver indicadores de impacto en la población”.

El trabajo en el espacio local se configura a partir del abordaje de los determinantes y condicionantes de la salud; la promoción del trabajo conjunto entre la nación, la provincia y el municipio; y el desarrollo de la participación social y comunitaria en el nivel local. Desde este enfoque, el Programa acompaña a los municipios para el fortalecimiento de las capacidades institucionales de gestión en salud, buscando un crecimiento sustantivo en términos de la calidad de las políticas implementadas.

Un Municipio Saludable es aquel que obtuvo resultados en la modificación de los factores que determinan y condicionan negativamente la situación de salud colectiva en cada uno de los cuatro campos de los determinantes y condicionantes: sistema y servicios de salud, salud ambiental, factores socioeconómicos y modos de vida, para llevar a la reducción de las brechas de inequidad en salud.

Este nivel de acreditación implica un salto cualitativo, en tanto se valoran no sólo procesos de gestión, sino también resultados de gestión en salud y resultados de salud.

El Programa Nacional de Ciudades, Municipios y Comunidades Saludables funciona como anclaje local de la Cobertura Universal de Salud (CUS), trabajando con los gobiernos municipales para la intervención sobre las problemáticas complejas que afectan a la población, a través de políticas públicas eficaces y sustentables. Para ello retoma la mirada de los actores locales, a fin de establecer líneas de acción sostenibles que reduzcan las brechas de inequidad en salud.

La política sustantiva de la CUS y la estrategia de Municipios Saludables unen esfuerzos en la generación de facilidades en el acceso a servicios de salud integrales, oportunos, y de calidad, y en la construcción de entornos saludables respetando las características étnicas, etarias, de género y sociales, que son factores condicionantes y determinantes que impactan de forma positiva o negativa en el estado de salud de las personas.

El trabajo mancomunado entre nación, provincia y municipios para transformar positivamente los determinantes de la salud, mediante la vinculación con la estrategia de la Atención Primaria de Salud (APS) y la Salud Familiar y Comunitaria, se centra en pensar y actuar localmente en base a las necesidades de la población.

INFORME DE PRENSA. Corrientes 6 de julio de 2019