Salud Pública continúa trabajando en la prevención del cáncer de cuello uterino

17 julio, 2021

El Ministerio de Salud Pública a través del Programa Provincial de Prevención del Cáncer de Cuello Uterino, a cargo de Pablo Torres Jurado, continúa trabajando fuertemente en las recomendaciones que se indican para diagnosticar tempranamente la enfermedad y así iniciar el tratamiento para la cura. Es una patología que afecta a las mujeres, y por eso la prueba del Papanicolaou (PAP) y el test del Virus del Papiloma Humano (VPH), son fundamentales en la detección de este cáncer, los cuales se realizan gratuitamente en Corrientes.

«Es una enfermedad que se puede prevenir casi por completo y a pesar de eso sigue siendo un problema de Salud Pública importante en el país», contó Torres Jurado y agregó que «es uno de los cánceres más frecuentes en la mujer: en nuestra zona es el segundo después del Cáncer de Mama». Aproximadamente en Argentina se diagnostican por año 5.000 casos nuevos, y entre 1.500 y 2.000 mujeres fallecen por la patología.

Este Programa Provincial de Prevención «funciona hace bastante tiempo en Corrientes y basa su estructura en lo que es el tamizaje por Papanicolaou, y desde 2018, también por el análisis del test de VPH», explicó el titular del área. El PAP puede hacerse en todas las mujeres una vez que iniciaron sus relaciones sexuales, pero no es precisamente recomendable, ya que «el cáncer de cuello uterino es poco probable que ocurra en jóvenes», indicó.

Este cáncer tiene una incidencia muy alta en las mujeres maduras mayores de 30 años, y por eso el tamizaje con PAP y VPH se hace entre esa edad y los 64 años. Ambas pruebas forman parte de «la modalidad que hoy utilizamos para detectar el cáncer de cuello de útero en estadios precoces, en donde es curable casi en el 100% de las veces», remarcó Torres Jurado.

No obstante, añadió que «el problema de esta enfermedad es que normalmente no tiene síntomas, es decir que las mujeres cuando comienzan a tener síntomas que suele ser el sangrado vaginal anormal, es porque el tumor del cuello del útero está muy avanzado y en esa etapa ya no se puede curar». A lo que añadió que «la única forma de poder acceder a un tratamiento curativo, es que las mujeres sanas se hagan el PAP y test de VPH en forma rutinaria».

Desde el Programa de Prevención de Cáncer de Cuello Uterino se recomienda que las mujeres se hagan dichos controles desde los 25 años. En las mujeres que tienen 30 años y más, se realiza la prueba doble: PAP y VPH, excepto en las embarazadas que «se pueden hacer el Papanicolaou en cualquier momento del embarazo, pero no así el test del VPH», aclaró.

Se realiza gratuitamente en centros de salud pública

Las dos pruebas se practican gratuitamente en todas las instituciones sanitarias del Gobierno provincial, como los hospitales, Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) y Salas de Atención Primaria de la Salud (SAPS) de la ciudad de Corrientes; mientras que en el interior en los hospitales de cabecera y en la mayoría de los centros de salud.

Asimismo, Pablo Torres Jurado remarcó que el análisis de VPH «al ser un test mucho más complejo, en la Provincia se cuenta con la infraestructura de la tecnología que permite analizarlo», y para tal función el Laboratorio de Anatomía Patológica ubicado en el Hospital «J. R. Vidal», centraliza ese trabajo.

Vacunación contra el VPH

Por otra parte, la implementación del test del VPH en el diagnóstico del cáncer de cuello de útero o en la prevención del mismo, «viene relacionada con una estrategia de vacunación contra el VPH, ya incorporada al Calendario Oficial de Vacunación», expuso el referente del programa. En este sentido, las niñas a los 11 años deben acceder a la vacuna, que está disponible gratuitamente en cualquier centro de vacunación de la Provincia, en dos dosis.

El Programa también trabaja en lo que tiene que ver con el proceso de estadificación, diagnóstico y los tratamientos de pacientes que desarrollaron un cáncer de cuello de útero avanzado. Y finalizó el Dr. Torres Jurado reiterando que «el fuerte para curar este cáncer se basa en la prevención».